0 6 mins 8 meses

Santo Domingo.-La Feria Ganadera se viste de comercios, productos y asesorías para agricultores que visitan y tienen sus puestos en el mercado.

Los consumidores fueron el principal eje de la feria, algunos iban en búsqueda de “productos más baratos”, frescura en los alimentos y otros por la novedad.

Para Javier Mercedes quien fuera de la feria es asiduo comprador de una carnicería local, confirmó que “todo está caro, el que te diga que no es mentira, eso se debe a la inflación, mi sueldo por lo menos abarca la canasta familiar y ahora mismo para mucha gente esa no es la situación”.

En la pescadería Leonel Cepeda comienza su día junto a su ayudante Junior, colocando sus pescados y mariscos en hielo y acomodando sus huevos para ponerlos donde el público alcance a ver mejor.

“La venta ha bajado un poco e incluso son pocas las personas que están viniendo, los productos han subido demasiado hasta 100 pesos por libra, lo importados como los camarones  le están dando a uno en la madre”, comentó el pescador.

En la misma línea explicó que es más lo que está invirtiendo que lo que gana en la actualidad en su comercio, esto incluyendo gastos de personal y servicios del local.

Al contrario, para Yanett López, usuaria del servicio de carnicería, los precios se encuentran de acorde a cómo según sus palabras “vive la sociedad”. “Eso rinde, pero como suben las cosas así mismo la gente compra porque hay que comer y cocinar”, detalló López.

Stands dentro de la feria   

En el país se encuentra una empresa exclusivamente de exportación llamada Rimini Farms, la cual está a cargo de Mike Rozman, un israelí que tiene negocios en Estados Unidos y en República Dominicana.

“Aquí en el país tenemos solo un año y medio, una compañía de exportación de vegetales, con el sistema de la pandemia el mercado cambió mucho, ahora la gente compra mucho online, el concepto cambio”, dijo Rozman.

Según Rozman, su compañía se encarga de trabajar con productos de calidad. “Por lo regular las compañías dejan de forma local las sobras y exportan lo mejor, nosotros aprendimos y cambió la mentalidad y debe ser igual para todos”, externó Mike Rozman.

Pertenecen a una Zona Franca especial.

“Este país es bendecido por Dios, aquí todo lo que se siembra y se cosecha se da y de muy buenas formas, una tierra muy fértil, yo he visitado y he vivido en diferentes partes del mundo, pero la de aquí es excepcional”, informó Rozman.

Mike Rozman se encuentra laborando en el país en el sector de la agricultura desde 2002, también está en el proyecto de crear una finca ecoturística, la cual se encargará de hacer que sus visitantes vivan la experiencia de ser agricultores desde la diversión.

“Las Productivas” están al mando de Doña Altagracia de León, quien es productora y vendedora de cacao, tiene cuatro años haciendo diferentes tipos de mercancías con este fruto, aunque alegó que trabajando en la producción “tiene muchos años”.

“Tenemos diferentes productos derivados del cacao, como semilla caramelizada de cacao, hacemos el vino, los bollos para el chocolate y tenemos la mermelada”, expresó Altagracia.

Para Altagracia es una preocupación que su producto no haya llegado a un mercado más amplio, “todavía no tenemos el mercado que queremos”, confirmó De León.

Para la comerciante el alza de los precios la ha afectado, ya que cuando compra los ingredientes los encuentra “muy altos”,

“La cosa no está buena al ser fermentado y orgánico todos mis productos, así mismo suben los precios, ya que es un proceso diferente en la elaboración de los productos para que lleguen al público”, informó.

Por su parte “Café Miolán” con cuatro años en la escena local es un punto de ventas de café en diferentes tamaños, los  precios del café están la libra en 220 pesos y la media libra aproximadamente en 110. Hay un sobre de 50 gramos, como de 1.76 onzas y para el público está a 30 pesos.

Para Rafael Miolán, su creador, este ha tenido “buena aceptación” en el público.

La materia prima de este artículo sale de cafetales en Jarabacoa.

Mamá Tonila

Desde el municipio de Partido, en Dajabón, llegaron las recetas de la abuela Tonila, Irene Peñaló, fue quien tuvo la inspiración de crear productos con recetas originarias de la matriarca de la familia y desarrollar esta idea de negocio.

Todos los productos de aquí nacen con recetarios de cocina de mí abuela, los aceites, el picante».

Irene también explicó que se especializó en Japón con la técnica de desarrollo en dominó, la cual se encarga de enseñar a producir y trabajar con la materia prima que brinde la región donde esté quien vaya a producir los alimentos o artículos.

“En esta técnica no se desaprovecha nada”, acotó Peñaló. El negocio también exporta higüeros de madera.

Cuentan con un picante solamente hecho con el famoso “ají caribe”, el cual sus consumidores piden en masas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.