El Ministerio de Salud Pública concluyó que la baja cobertura de vacunación ha favorecido la aparición de casos de difteria debido a un incremento de condiciones para la enfermedad, una falta que había denunciado el Colegio Médico Dominicano (CM-D), por la atención en- focada en el COVID-19.

También, reportó “demora en la demanda de atención y detección de los casos por parte del personal de salud”, de acuerdo con un reciente informe sobre la situación epidemiólogica de la difteria en el país, realizado por Acerina Gilbert, encargada de Vigilancia Epidemiológica de las Enfermedades Prevenibles por Vacuna, del Programa Ampliado de Inmunización.

En los cuatro meses que lleva el 2021, Salud Pública registra la notificación de 10 casos de difteria al Sistema Nacional de Viligancia Epidemiológica, y una tasa de letalidad de 90 %.

El 90 % de los casos recibió antibioterapia y la antitoxina diftérica en las primeras 24 horas posterior a la detección. “Sin embargo, el promedio de días desde el inicio de síntomas hasta la instauración del tratamiento fue de 4.5 días, por lo cual podemos observar un retardo en la demanda de la atención de los casos luego de iniciados los síntomas”, dice el informe.

En los 10 casos, que corresponden a menores entre los 2 y 14 años de edad, se encontró que todos tenían el esquema de vacunación incompleto.

Luego de que Salud Pública emitiera el pasado jueves una alerta epidemiológica por los recientes registros de difteria, el presidente del CMD, Waldo Ariel Suero, dijo que la incidencia se debe a que el Ministerio y muchos padres se “desvirtuaron” del proceso de vacunación por el COVID-19.

Un informe de la Organización Panamericana de la Salud indica que en 80 % de los municipios del país tenía una cobertura de vacunación inferior al 95 % al 2020, año en que se registra una baja en los programas de vacunación debido a la actual pandemia.

Situó 16 municipios en alto riesgo e inició una jornada de vacunación intensificada, donde se completaron esquemas de inoculación en menores de edad y adultos. Entre esos municipios estuvieron Yamasá, Monte Plata, Tamboril, Sosúa, Neiba y otros en Santo Domingo, así como en el Distrito Nacional.

El último brote de difteria en el país data del 2004, con 122 casos probables. La incidencia había disminuido, registrándose un promedio de 2.6 casos por año en los últimos cinco años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *