0 6 mins 11 meses

Santo Domingo.-La liberación de misioneros estadounidenses secuestrados en Haití el pasado mes de octubre sigue dando de qué hablar. Pese a que la organización a la que perecen y que tiene sede en Ohio, Christian Aid Ministeries asegurara que estos se escaparon de sus secuestradores, una nueva investigación revela todo lo contrario.

Quien también ofreció una versión sobre los hechos diferente a la de la congregación religiosa, fue Brian Nichols, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental durante una rueda de prensa en la que Diario Libre estuvo presente.

En dicho encuentro donde se conversó sobre el diálogo de alto nivel que EEUU convocó con sus aliados internacionales para conversar sobre Haití, fue cuestionado sobre si su país pagó para liberar a sus ciudadanos cautivos, y este aseguró que el rescate se realizó en coordinación con el FBI, y aliados internacionales.

Entonces ¿qué sucedió realmente? ¿alguien pagó por su rescate o de verdad se escaparon?, un periódico estadounidense parece tener la respuesta a los hechos.

El periódico Yonkers Time, quien cubrió el secuestro hasta la liberación de los rehenes asegura que los estadounidenses fueron liberados y que se pagó un rescate para dejarlos escapar. También expresó que los misioneros no se escaparon, sino que quienes los vigilaban, dejaron una puerta abierta y el guardia que los vigilaba vieron cómo se marchaban, y dieron instrucciones específicas de que cualquiera que los viera “no los tocara a menos que pidieran ayuda”.

El periódico ha especificado, que, tras la publicación de su historia, recibieron cientos de correos de lectores quienes tenían varias versiones de los hechos, pero uno de estos mensajes llamó su atención, pues la persona ofrecía datos concretos del rescate, y aparentemente era un colaborador de la misión que trabajó en la liberación de los misioneros.

“Uno de nuestros lectores se puso en contacto con nosotros con información sobre esta historia. Después de una larga entrevista telefónica, determinamos que esta fuente tenía conocimiento directo y detallado sobre lo que sucedió durante noviembre y diciembre en Haití, con base en detalles que nunca se han publicado”, informó el portal.

Las dos conclusiones más importantes a las que llegó este medio luego de entrevistar a este lector son, que los rehenes fueron liberados por sus captores y no escaparon. Y que se pagó un rescate por su libertad.

“Si bien muchos creen que los rehenes escaparon, se les permitió irse dejando una puerta parcialmente abierta y el guardia se fue, dejándolos libres para irse. Y a cualquier haitiano que pudiera haberlos visto en su largo camino hacia la libertad se le indicó que los dejara solos y que solo se involucrara y ayudara si se lo pedían. Los guardias estaban allí y vieron todo y los dejaron irse”.

“El rescate que se pagó no vino del gobierno de Estados Unidos, ni de la congregación religiosa, que se negó a pagar el rescate”, continuó el lector. El dinero del rescate provino de un buen samaritano, un donante privado estadounidense que quería ayudar y no conocía a los rehenes ni a la iglesia”, dijo al portal.

El lector dijo que después de que se llevaron a cabo las negociaciones sobre el precio del rescate, el Buen Samaritano «dio casi todo lo que se pidió después de las negociaciones.

El lector dijo que después de que se llevaron a cabo las negociaciones sobre el precio del rescate, el buen samaritano «dio casi todo lo que se pidió después de las negociaciones», que habían sido pautadas en 17 millones, o un millón por cada rehén.

“También hubo discusiones sobre tratar de rescatar a los rehenes, pero CAM no quería violencia, y esa fue la mejor decisión que tomaron quienes consideraron una opción militar y un rescate. La mejor manera de manejar esto, a pesar de que tomó tanto tiempo, fue negociar con los rehenes y lograr que todos fueran liberados sin heridos ni muertos. Y eso es lo que pasó”, dijo el lector.

“La mayoría de las personas que conocen la situación en Haití nunca creyeron en la narrativa de que los rehenes escaparon. Esa no es la forma en que suceden las cosas en Haití, y si hubieran escapado, alguien se habría puesto en contacto con la pandilla antes de que llegaran a un lugar seguro”, dijo el lector.

Según informes publicados, después de caminar varios kilómetros, los rehenes le pidieron a un haitiano que usara su teléfono para poder ser rescatados.

“Para aquellos de nosotros que hemos leído todos los informes sobre este asunto, ni el presidente Biden ni el gobierno de los Estados Unidos se atribuyeron el mérito del rescate ni la libertad de los 17 rehenes estadounidenses”, resaltó el periódico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.