0 3 mins 10 meses

Familiares y vecinos del adolescente Jeison Acosta Sánchez, de 17 años, linchado por un grupo de jóvenes en Villa Mella, Santo Domingo Norte, el pasado lunes, aseguraron que no era un delincuente, como se ha dicho en algunas de las versiones que han circulado sobre el hecho.

Dariana Acosta, hermana de Jeison, dijo que este jugaba béisbol, trabajaba en un taller de mecánica y en el Mercado Nuevo de la avenida Duarte y estudiaba, por lo que asegura no tenía oportunidad ni necesidad para delinquir.  

Asegura que a su hermano lo fue a buscar un joven a bordo de una motocicleta desde próximo a su residencia, donde compartía con amigos, y llevado hasta el lugar donde fue muerto a golpes, puñaladas y botellazos a tan solo dos calles más adelante, donde el grupo lo agredió porque supuestamente era un asaltante, sin embargo, resalta esta estaba desarmado al igual que su acompañante, quien extrañamente no fue atacado.

“Mi hermano no va a atracar por un celular o por una cartera o una cadena y, además, mi hermano no tenía nada, no tenía un arma, ni una capucha; no tenía absolutamente nada, ni su celular que se lo dejo a su amigo y le dijo vengo ahora y ya mi hermano no volvió”, sostuvo.

Indica que Jeison, el menor de tres hermanos oriundos de Cotuí, provincia Sánchez Ramírez, establecidos en Villa Mella junto a su madre era un joven como los demás de su edad, al que le gustaba compartir en el sector con amigos y conocidos.

En tanto que los vecinos de la zona, quienes la noche del martes hicieron una vigilia para pedir justicia por el hecho que ha causado gran consternación en el entorno, dicen que fue un abuso lo cometido contra el joven de cuyo comportamiento nadie expresa quejas.

Sobre la muerte de Jeison, la Policía Nacional maneja preliminarmente la versión de que se trató de un hecho pasional y tiene identificados por sus apodos como “Los Mellos” y “Andy”, así como otros dos jóvenes a quienes persigue y ha reiterado que se entreguen.

Otras versiones que se manejan son que el adolescente se habría hecho un tatuaje con uno de los que participaron en la agresión y que se negaba a pagarle el trabajo y que sustrajo un teléfono celular a una de las personas que se hallaban compartiendo en el lugar en que ocurrió el suceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.