0 4 mins 9 meses

El próximo lunes 28 de este mes vence el plazo para aplicar a la facilidad que ofrece el Estado de devolver gastos educativos personales y de dependientes directos, una gracia que registraba un crecimiento sostenido de declarantes, pero que disminuyeron 14.6 % en 2021, reducción que Impuestos Internos atribuye a la pandemia y su impacto en la sociedad.

En 2021, se reportaron gastos educativos de 41,190 estudiantes, siendo el mayor porcentaje del nivel primario. La cifra disminuyó en 17.7 % respecto al primer año pandémico. 

Mediante la Ley 179-09, el Estado procura fomentar la inversión en educación y aumentar el salario efectivo. Con esta se establece que los asalariados, profesionales liberales y trabajadores independientes, declarantes del impuesto sobre la renta (ISR), pueden considerar como un ingreso exento del referido impuesto los gastos incurridos en la educación personal y la de sus dependientes directos no asalariados.https://e956d52efcc879aa8f290e633b48bbcc.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Para hacerlo, se deben conservar los comprobantes fiscales que sustentan los gastos para reportarlos a la Oficina Virtual de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), y completar una declaración que se habilita en febrero de cada año hasta el último día laborable de este mes.

Los gastos permitidos de acuerdo con la ley son los realizados para cubrir la inscripción y cuotas periódicas de la educación básica, media, técnica y universitaria.

El 89.7 % de los montos reportados en 2021 provino de declarantes domiciliados en el Distrito Nacional, Santo Domingo y Santiago, siendo los ingresos superiores a los RD$867,123 anuales los que acapararon el 91.7 % de los beneficios devueltos en ese año. 

Entre 2020 y 2021, Francisco Santana no optó por acogerse a esta gracia. Pero lo hizo en 2019, cuando logró que el Estado le devolviera unos RD$6,000 por los gastos educativos de sus dos hijos, aunque aspiraba a RD$20,000. Concluyó que quizás se debió a asuntos referentes a la validez de las facturas que reportó.

“Me lo encontré muy tedioso (el proceso)”, dice Santana. Reconoce que se ha descuidado con hacerlo  en los últimos años.

Cuando en 2020 declararon 34,588 personas para que les devolvieran sus gastos educativos, tras un monto de inversión que sumado totalizó RD$4,227.8 millones, en 2021 los solicitantes se redujeron a 29,526 individuos, y el monto invertido bajó a RD$3,286.2 millones. De este último número se aprobaron RD$2,769.4 millones.

Finalmente, según datos de las declaraciones del ISR y de los comprobantes fiscales de gastos educativos, en 2021 se beneficiaron 24,479 contribuyentes que concluyeron el proceso de ley satisfactoriamente, distribuidos en 1,385 centros educativos (176 menos que el año anterior). El monto devuelto a los beneficiados sumó RD$318.9 millones, para un decrecimiento de 18.7 %.

Solo 10 centros educativos reportados con comprobantes válidos para crédito fiscal concentraron el 25.5 % de los gastos reportados en 2021, encabezándolos la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (Pucmm).

“Si bien los resultados muestran un mejor comportamiento en años anteriores, con estos resultados se puede constatar la credibilidad que perciben los ciudadanos del proceso de devolución”, dice la DGII en un informe correspondiente al 2021.

Santana, el padre que se ha acogido a esta gracia, considera que la educación es un deber del Estado. “Debe de haber una forma en que el Estado o te devuelva lo que tu inviertes en la educación de tus hijos o que le devuelva a los niños lo que los padres invierten en educación (…) Creo que no deben de quitarlo”, dice para defender la continuidad de la devolución. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.