Declaran culpable de homicidio involuntario a un hombre por tiroteo que cometió su hijo en 2021

Michigan – El padre de un tirador en una escuela de Michigan fue declarado culpable de homicidio involuntario el jueves, una segunda condena contra los padres del adolescente que fueron acusados de no asegurar un arma en casa y no hacer nada para abordar los signos agudos de su agitación mental.

El veredicto del jurado significa que James Crumbley se ha unido a Jennifer Crumbley como causa del asesinato de cuatro estudiantes en Oxford High School en 2021, incluso sin apretar el gatillo.

Tuvieron juicios separados como los primeros padres estadounidenses en ser acusados de un tiroteo masivo en una escuela cometido por su hijo. Jennifer Crumbley fue declarada culpable de homicidio involuntario en febrero.

Los veredictos, uno para cada una de las cuatro víctimas, se leyeron alrededor de las 7:15 de la noche al final de un día completo de deliberaciones.

James Crumbley, quien escuchó el resultado a través de los auriculares que usó durante todo el juicio debido a un problema de audición, sacudió la cabeza de un lado a otro mientras el presidente del jurado decía «culpable».

Los familiares de algunos de los estudiantes caídos lloraron en silencio y se agarraron de las manos en la segunda fila de la galería de la sala del tribunal.

  • «Sé que este veredicto no los traerá de vuelta», dijo la fiscal Karen McDonald, «pero espero que sirva como ejemplo de la importancia de responsabilizar a quienes permiten la violencia armada«.

La abogada defensora Mariell Lehman dijo que James Crumbley «obviamente se siente terrible» por lo que sucedió en la escuela. Se enfrenta a una posible sentencia mínima de hasta 10 años de prisión.

«Si bien estamos decepcionados con el veredicto, sabemos que el jurado tenía una tarea muy difícil frente a ellos», dijo Lehman a The Associated Press.

  • Los fiscales se centraron en dos temas clave en el juicio: la respuesta de los padres a un dibujo morboso de la tarea de matemáticas de Ethan Crumbley unas horas antes del tiroteo, y el acceso del adolescente a una pistola Sig Sauer de 9 mm comprada por James Crumbley solo cuatro días antes.

Ethan hizo un dibujo espantoso de un arma y un hombre herido en una tarea de matemáticas y agregó frases inquietantes: «Los pensamientos no se detienen. Ayúdame. Mi vida es inútil».

  • Pero James y Jennifer Crumbley se negaron a llevar a Ethan a casa después de una breve reunión en la escuela, y el personal no lo exigió. Un consejero, preocupado por las ideas suicidas, les dijo que buscaran ayuda para el niño en un plazo de 48 horas.

Ethan le había dicho a Shawn Hopkins que estaba triste por la muerte de su perro y su abuela y la pérdida de un amigo que se había mudado abruptamente. Dijo que el dibujo era simplemente sus anotaciones para un videojuego y que no planeaba cometer actos violentos.

Ni él ni sus padres informaron a los funcionarios de la escuela sobre el arma que acababan de comprar, según el testimonio del juicio.

Hopkins esperaba que Ethan pasara el día con sus padres. Pero cuando se descartó eso, el consejero sintió que el adolescente probablemente estaría más seguro con otras personas en la escuela.

  • Más tarde, Ethan sacó el Sig Sauer de su mochila y comenzó a disparar ese mismo día, matando a Justin Shilling, de 17 años; Madisyn Baldwin, de 17 años; Hana Santa Juliana, de 14 años; y Tate Myre, de 16 años. Nadie había revisado la bolsa, aunque un administrador de la escuela había bromeado sobre su pesadez.

También apretó el gatillo 

«James Crumbley no está siendo juzgado por lo que hizo su hijo», dijo McDonald al jurado el miércoles. «James Crumbley está siendo juzgado por lo que hizo y por lo que no hizo».

  • Él «no recibe un pase porque alguien más» apretó el gatillo, dijo.

Hopkins le dijo al jurado que James Crumbley mostró empatía hacia su hijo durante la reunión sobre el dibujo, pero no tomó ninguna medida adicional.

Cuando James Crumbley se enteró del tiroteo, corrió a casa desde su trabajo en DoorDash y buscó el arma.

  • «Creo que mi hijo tomó el arma», dijo en una frenética llamada al 911.

Los investigadores encontraron un estuche de armas vacío y una caja de municiones vacía en la cama de los padres. Un cable que podría haber bloqueado la pistola todavía estaba en un paquete, sin abrir.

Ethan le dijo a un juez cuando se declaró culpable de asesinato y terrorismo que el arma no estaba cerrada con llave cuando la metió en su mochila antes de ir a la escuela.

Lehman trató de enfatizar que James Crumbley no dio su consentimiento para que su hijo tuviera acceso a armas.

«No sabía que tenía que proteger a otros de su hijo», dijo al jurado. «No sabía que era razonablemente previsible que su hijo cometiera estos delitos. No tenía idea de lo que su hijo planeaba hacer».

«No puedo obtener ayuda»

No hubo testimonios de expertos sobre la salud mental de Ethan, y no se presentaron registros. Los abogados del niño dijeron antes del juicio que invocaría su derecho a permanecer en silencio si era llamado a testificar.

Pero el juez permitió que el jurado viera extractos del diario escrito a mano del adolescente.

«No tengo ninguna ayuda para mis problemas mentales y eso me está causando que me dispare el … escuela», escribió Ethan. «Quiero ayuda, pero mis padres no me escuchan, así que no puedo obtener ayuda«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *