0 6 mins 7 meses

Santo Domingo.- El presidente Luis Abinader expresó anoche su “consternación” por el crimen y prometió que, en su gestión, “ningún caso de esa naturaleza quedará sin sanción”.

“Como ciudadano y presidente, expreso mi consternación por la muerte del joven David De Los Santos, quien se encontraba detenido en la Policía Nacional”, escribió Abinader en Twitter.

El gobernante agregó que “como en otros casos, cuyos responsables están sometidos y encarcelados, le garantizo a la familia de David y a la sociedad dominicana que en mi gestión ningún caso de esa naturaleza quedará sin sanción, sin importar quien o quienes sean los responsables”.

La muerte de David en el destacamento de Naco se suma a los atropellos cometidos por tropas de la Policía al Defensor del Pueblo y a periodistas del Listín Diario en el Canódromo, cinco días después otros agentes detuvieron violentamente en la madrugada a un joven en Ocoa y lo entregan moribundo a un hospital, donde murió horas después y hasta ahora no hay un informe oficial acerca de los policías que lo torturaron ni un informe forense sobre la causa de su deceso en manos de la Policía.

Mientras la opinión pública se sacude con condenas a estos casos, la Policía informa que “suspende” a los agentes actuantes, el Defensor del Pueblo, Pablo Ulloa y la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus) dicen que los hechos son inaceptables. 

En 15 días dos jóvenes han muerto luego de ser detenidos por la Policía Nacional y llevados a dos destacamentos, en hechos que los familiares atribuyen a golpizas propinadas por los agentes policiales y que los cuerpos muestran más allá de cualquier conclusión de un estudio forense.

En ambos casos, se trató de personas saludables que, tras ser detenidos y golpeados, sus cuerpos colapsaron en pocas horas.

Los muertos son José Gregorio Custodio y David de los Santos y las circunstancias similares. Capturados en buen estado, los llevan a la policía y luego comunican que perecieron. 

JOSE GREGORIO CUSTODIO.-

El primero, Custodio, detenido en San José de Ocoa, al sur de República Dominicana, el 17 de marzo acusado de amenazar a su pareja, falleció por los golpes que recibió en el cuartel, lo que ha generado indignación, protestas, cuestionamientos a las actuaciones policiales y reclamo de justicia.

La autopsia aún está pendiente, mientras familiares y comunitarios tildan a la institución del orden de “asesina”, tal como vociferaban en el entierro de Custodio.

Su madre, Milandina Custodio, dijo que en tres ocasiones fue a llevarle de comer a su hijo al destacamento y le decían que “estaba durmiendo” y luego informaron de su muerte.

El cadáver fue enviado al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) para la autopsia, cuyos resultados, dos semanas despúes, están pendientes.

La reacción de Dirección General de la Policía fue trasladar al coronel Santo Santana Vizcaíno, comandante del Deparmento de Ocoa.

En este hecho el director de la Policía, mayor general Eduardo Alberto Then, prometió acoger los resultados de la autopsia, y si reflejan que fueron los agentes los causantes del crimen, los entregará a la justicia.

David de los Santos.-

El hecho más reciente es el David de los Santos, quien falleció el domingo en el hospital Darío Contreras, pero fue detenido en la plaza Ágora Mall, tras lanzarle epítetos a una cliente, que ella entendió eran amenazantes.

Estaba en el destacamento de la Policía del Ensanche Naco en Santo Domingo y la Policía dice que tuvo “una crisis mental y le dijo unas palabras a una señora, la cual se sintió amenazada”.

Allegados dicen que en el destacamento no les informaron a los familiares de su estado y lo llevaron al Hospital Francisco Moscoso Puello y luego al Darío Contreras, donde falleció. La versión de la Policía es que el joven se provocó las heridas que les causaron la muerte, pero la familia exige una investigación y sanción a los responsables.

RESPUESTA DE LA POLICIA.-

La Dirección General de la Policía dispuso la suspensión de los agentes del servicio en Destacamento de Naco e investigar las circunstancias en que murió De los Santos.

Ambos hechos tienen en común que muestran la necesidad de los planes y propósitos de transformación y profesionalización de la Policia Nacional, como lo planteó claramente el Poder Ejecutivo tras el asesinato de los jóvenes pastores Joel Díaz y Eliza Muñoz en Villa Altagracia el miércoles de Semana Santa del año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.