Un comensal está recibiendo muchísimos elogios en la red. Es que en New Hampshire, Estados Unidos, acaba de suceder algo insólito. En una tarifa de 38 dólares, un cliente dejó una propina ¡de 16.000 dólares!

El episodio sucedió en el Stumble Inn Bar & Grill de Londonderry, en New Hampshire, el 12 de junio pasado.

Mike Zarella, propietario del restaurante, aseguró que el cliente pidió únicamente mantenerse en el anonimato. «Parecía un comensal habitual….hasta que pagó la factura», aseguró, en declaraciones al Today Food.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *