Millones de personas en todo el mundo están pasando mucho tiempo frente a las pantallas, ahora más que nunca. Y todo gracias a la pandemia.

Muchos de los que trabajan o estudian desde casa miran sus computadoras portátiles y otros dispositivos durante todo el día.

Y es que la mayoría de los estudiantes actualmente no tienen otra forma de asistir a clases.

Por todo esto, algunos consideran que las nuevas formas de trabajar están pasando factura.

Picazón, visión borrosa, dolores de cabeza, o cansancio en la vista, se encuentran entre los problemas comunes.

Más de un tercio (38%) de los que respondieron a una encuesta, realizada para la organización benéfica Fight for Sight, dijeron que su vista había empeorado desde el inicio de la pandemia. Otra encuesta situó la cifra en 22%.

Los expertos dicen que las personas con problemas persistentes deben visitar a un oftalmólogo. Pero hay cosas que muchos de nosotros podemos hacer para mantener nuestros ojos sanos.

1. La regla 20-20-20

«Relajar los músculos que se encuentran dentro y alrededor de los ojos es fundamental», asegura Daniel Hardiman-McCartney, asesor clínico del Colegio de Optometristas de Reino Unido.

Ilustración de la regla 20-20-20.

Es simple de hacer. Cada 20 minutos, solo mira algo al menos a 20 pies de distancia, que son unos seis metros, durante 20 segundos.

«Esto impide que los músculos de sus ojos trabajen en exceso», dice Hardiman-McCartney.

Los confinamientos han hecho todo esto más probable ya que los trabajadores remotos y los estudiantes tienen una continuidad de las horas del día frente a una computadora portátil con tiempo libre también frente a la pantalla por las noches.

Viajar al trabajo o caminar a casa desde la escuela daba a las personas tiempo para relajar la vista sin que se dieran cuenta. Ahora, para millones de personas, eso también ha desaparecido.

Cuando hacemos foco en un objeto cercano como una pantalla, los músculos diminutos dentro de los ojos -los músculos ciliares- se contraen. La contracción cambia la forma de las lentes dentro de los ojos, enfocando la imagen en la retina.

Ilustración de la estructura del ojo.

Esos pequeños músculos y otros alrededor de las cuencas de los ojos que los mantienen mirando en la misma dirección, necesitan un descanso.

«Es como correr», compara Hardiman-McCartney. «No trotarías todo el día y toda la noche y esperarías que tus músculos se recuperen, pero eso es lo que la gente le pide a sus ojos».

2. Piensa parpadeando

«Parpadear es realmente importante», afirma el profesor Sunir Garg de la Academia Estadounidense de Oftalmología.

«Los párpados funcionan como limpiaparabrisas».

Ellos eliminan el polvo y la suciedad y lavan la superficie del ojo con líquido lagrimal.

Parpadear también aclara el líquido estancado y agudiza la visión al mantener húmeda la córnea, o la capa superficial del ojo.

Ilustración sobre parpadear.

«Sin esa humedad, la córnea se seca y la visión se vuelve borrosa», dice el profesor Garg.

El problema es que parpadeamos con menos frecuencia cuando leemos en una pantalla, según muchos estudios.

Algunos investigadores también sugieren que la mayoría de nuestros parpadeos son incompletos cuando usamos una pantalla, y que los párpados superior e inferior no se tocan completamente.

Eso puede dejar los ojos con picazón, resecos y propensos a infecciones.

Así que deja de trabajar en la pantalla de vez en cuando y cierra los ojos por completo.

3. Ajusta tu pantalla

Los expertos dicen que la pantalla debe estar a la distancia de un brazo, o de 40 a 75 centímetros de tu cara.

Lograr la distancia correcta es particularmente complicado con las computadoras portátiles que a menudo están demasiado cerca de los ojos del usuario.

Si la pantalla está demasiado cerca, corres el riesgo de sobrecargar continuamente los músculos de los ojos, explica la profesora Shahina Pardhan de la Universidad Anglia Ruskin, Reino Unido.

Ilustración sobre el ajuste de la pantalla.

Si estás demasiado lejos, tendrás dificultades para ver los pequeños detalles.

«Usa un teclado externo para ayudarte si puedes», sugiere.

Un monitor extra también puede ayudar (habla con tu empleador, ya que muchos están dispuestos a proporcionar equipos al personal que trabaja desde casa).

La profesora Pardhan aconseja colocar la pantalla de modo que quede de lado o de espaldas a la ventana. De esa forma, puedes minimizar el reflejo de la luz solar en la pantalla.

También vale la pena pensar en la altura de la posición de la pantalla, según Badrul Hussain, cirujano oftálmico consultor del Hospital de ojos Moorfields de Reino Unido.

«Las pantallas de las computadoras deben colocarse al nivel de los ojos o ligeramente por debajo de ellos», dice. La acción de «mirar hacia una pantalla puede causar más síntomas de fatiga y ojo seco».

Mirar muy arriba o muy abajo también puede causarte problemas en los hombros y el cuello.

4. Letra más grande

«La gente debería pensar realmente en ajustar el tamaño de la fuente», opina la profesora Pardhan.

«No es una buena idea trabajar en un teléfono inteligente o una tableta durante períodos prolongados porque el texto es demasiado pequeño», detalla.

Sin embargo, no hay un tamaño ideal que se adapte a todas las personas, dice.

«Debes encontrar un tamaño de fuente que te resulte más cómodo para una lectura continua».

Ilustración del tamaña de la letra.

También recomienda ajustar el brillo de la pantalla para que coincida con el nivel de la luz en donde te encuentres.

Evita trabajar en una habitación oscura con una pantalla brillante.

Los expertos dicen que el texto oscuro sobre un fondo claro es generalmente mejor para los ojos que el texto claro sobre un fondo oscuro.

Y también es mejor evitar los esquemas de color de bajo contraste.

5. Salir y disfrutar del aire libre

«Es esencial tomar descansos regulares de la pantalla», aconseja la profesora Mariya Moosajee de University College de Londres.

«Le da a tus ojos la oportunidad de mirar a lo lejos y parpadear».

Los descansos cortos regulares son mejores que menos descansos más largos, añade.

Salir al aire libre para un descanso es una excelente manera de aliviar la presión en los ojos, así como de ayudar a tu salud física y mental en general.

Obviamente, eso es difícil durante el confinamiento, especialmente para las personas que no tienen acceso a un jardín o balcón privado. Pero los estudios sugieren que puede ser doblemente importante para los niños.

La fatiga ocular por el uso intensivo de pantallas en adultos puede ser extremadamente desagradable, pero no provoca daños permanentes.

Ilustración de ejercicio al aire libre.

En los niños, sin embargo, existe alguna evidencia de que el uso intensivo de pantallas y el tiempo insuficiente al aire libre pueden provocar miopía o miopía permanente.

El profesor Garg señala una investigación realizada en China y Japón donde, afirma, la miopía en los niños es «verdaderamente una epidemia».

Los expertos dicen que el problema en los niños podría ser demasiado tiempo con la pantalla o muy poco tiempo al aire libre, o una combinación de ambos.

Y no está claro exactamente cómo el estar al aire libre ayuda a sus ojos.

Puede ser que tiendas a relajarlos más cuando estás afuera ya que pasas más tiempo mirando objetos más lejos.

O puede ser que estar al aire libre nos exponga a longitudes de onda de luz específicas que promueven el desarrollo de los ojos.

Pero está claro que «la actividad al aire libre puede reducir las posibilidades de que los niños desarrollen miopía», dice el profesor Garg.

Así que aprovecha al máximo el tiempo al aire libre y anima a los niños a hacer lo mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *