SANTO DOMINGO.-Permanecer en casa como nunca antes, llegando a mudar la oficina y aula al hogar, es la nueva constante para la mayoría.

Esto ha impuesto renovadas rutinas que llegan, incluso, al apartado del cuidado de la piel.
De acuerdo con Karla María Moya, cirujana Plástica y de Medicina Estética, podríamos pensar que la reducción a la exposición solar y a la contaminación son suficientes si se habla de los efectos que tiene el confinamiento sobre la piel.

Sin embargo, dijo “estamos obviando otros como el estrés, alimentación, falta de sueño, el abuso de temperaturas inadecuadas en el interior de nuestro hogar, o la exposición prolongada a la luz azul de los dispositivos electrónicos.

La especialista indica que el estrés y la mala alimentación provocan que la piel se engrase de manera mucho más fácil, favoreciendo la aparición de acné, rosácea o enrojecimiento. A eso se suma la posibilidad de sufrir de hiperpigmentación, sequedad y envejecimiento prematuro a causa de la exposición a la luz azul que emiten las pantallas, partiendo del hecho de que han aumentado considerablemente las horas que pasamos frente a ellas.

No solo eso, al estar tanto tiempo en casa es muy común que busquemos confort bajando el aire acondicionado al máximo ante una ola de calor o que suframos los cambios bruscos de frío a calor o viceversa entrando y saliendo de espacios cerrados.

Esto no sólo puede causar enfermedades respiratorias, sino, además, efectos dermatológicos molestos como descamación, picazón, tirantez y rojeces.

¿Qué hacer?
Especialistas coinciden en algunas prácticas que te ayudarán en casa. Recomienda una dieta balanceada, que incluya una variedad de frutas y verduras ricas en antioxidantes y vitaminas nos ayudará a combatir los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro de la piel.

Se debe poner especial atención a los alimentos ricos en vitamina C y en vitamina E. Refiere que la hidratación es otro de los obligados en estas circunstancias.

La gran recomendación es eliminar los zumos y refrescos ricos en azúcares y optar por tomar agua a la que podemos darle distintos sabores con frutas.

El yoga ayuda a combatir el estrés, mientras, una rutina de ejercicios te dará renovadas fuerzas. Es importante dormir al menos ocho horas diarias, ya que el descanso juega un papel importante en la recuperación de la función del sistema inmunitario.

Una luz azul nociva

Hidrata tu piel
Cuida el tiempo que pasas frente a las pantallas. La luz azul tiene múltiples efectos nocivos sobre la piel, pero el más frecuente es la aparición de manchas de difícil tratamiento.

Fuente: Karla María Moya, cirujana Plástica y de Medicina Estética

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *