1-No es necesario lavarse los genitales con jabones íntimos: Esta es una práctica errónea pues la vulva y la vagina tienen sus propios mecanismos de limpieza a través de las secreciones vaginales. El uso de jabones en esta zona irrita el ph natural de la vulva, lo que la hace más propensa a infecciones.

2. Las vaginas no huelen bien: cada la vulva tiene un olor natural, que es particular en cada mujer y que puede cambiar dependiendo del ciclo menstrual y hormonal. Hay alimentos que pueden alterar temporalmente su olor natural.

3.El proceso de limpieza luego del ciclo menstrual: algunas mujeres recurren a técnicas de limpieza con duchas vaginales, óvulos, lavado con bicarbonato o vinagre, ninguna de estas prácticas se recomiendan, ya que carecen de utilidad y pueden ser lesivas para la vulva y la vagina.

4. Beneficios de las toallitas diarias utilizarse para mantener la higiene: el uso de los «diarios» o «toallitas diarias» de forma recurrente se ha asociado a un mayor número de infecciones vulvovaginales, ya que estos impiden que la vulva ventile de forma adecuada. Esto a su vez facilita que microrganismos proliferen y causen infecciones.

5. La ropa interior que utilizamos incide en las infecciones vaginales: “Las tangas, g-string, ropa interior de materiales sintéticos como nylon y poliéster, leggins, media-panties y los pantalones apretados usados ​​de forma continua pueden provocar cambios en la flora vaginal al impedir su correcta ventilación. Se recomienda la ropa interior de 100% algodón ”, dice.

6.Se puede apretar la vagina con botellas vaginales u óvulos: la vagina tiene músculos y estos no pueden ser alterados utilizando óvulos botellas, naturales u otros mecanismos similares, pues estas no contienen ningún elemento que ayude a que la vagina se estreche.

“Para fortalecer los músculos debajo del útero se puede hacer ejercicio de Kegel y esto puede ayudar con las relaciones sexuales. La solución definitiva para la estrechez vaginal implica una cirugía llamada vaginoplastia ”

Recomendaciones :

  • Menstruación: el mejor método de higiene de la menstruación son las copas menstruales. Tienen menor riesgo de infección, previene olores indeseados y puede ayudar al medioambiente.
  • Depilación o rasurado: la decisión sobre la depilación o de rasurar el área íntima es personal, pero no es necesario hacerlo para estar en salud, pues el vello púbico tiene su función y si lo remueves, hazlo de manera segura para prevenir infecciones.
  • Ropa interior: lava la ropa interior con jabón suave y enjuaga bien.
  • Talco: no se recomienda usar talco en el área genital.
  • Uso de lubricante: en mujeres que se encuentran en la menopausia (antes-durante-después), en aquellas con problemas de lubricación o aquellas que lo desean, se recomiendan lubricantes durante las relaciones sexuales.
  • Algunas mujeres pueden beneficiarse de usar humectante vaginal.
  • Si ya iniciaste tu vida sexual o tienes una vida sexualmente activa, deberías visitar a tu ginecólogo por lo menos una vez al año y hacerte tu papanicolau. De igual manera, si sospechas que tienes una infección o enfermedad, evita automedicarte y acude al especialista.

 fuente: Doctora Katherine Calderón en su espacio (@Ampicilina500)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *